Las cualidades de la voz

febrero 24, 2011

Son básicamente cuatro: altura (Tono), intensidad (volumen), tiempo y timbre (armónicos). Las mismas que del sonido

1. Altura (Tono): Es la cualidad verbal y no verbal de la voz, fundamental en la comunicación, ya que con él, además de obtener información de la “altura musical” que puede alcanzar y sus cualidades (agudo, central o grave), nos informa mucho sobre su expresión,sobre  las emociones que le acompaña, sobre  lo que quiere o intenta expresar. Es evocador e informador.

2. Intensidad (o volumen). Hace referencia a la fuerza y el volumen acentual. Lo fuerte o suave de su sonido. Se puede clasificar básicamente en “piano”, “medio”, “forte”. Aunque hay ocho clasificaciones que van de piano pianissimo a forte fortissimo

3. Tiempo (mide el tiempo de duración del sonido y la velocidad que alcanza). Lento, normal, rápido y andante.

4. Timbre. Es la “huella digital de la voz, no hay dos iguales. La cualidad que confiere al sonido los armónicos  que acompañan a la frecuencia fundamental, lo intrínseco de cada voz. Difícilmente se puede modificar o cambiar, pero si potenciar o mejorar. Puede ser normal, claro (predominio de armónicos agudos), falsete, oscuro (predominio de armónicos graves), gutural, opaco etc…

Por último podríamos añadir otra, la textura, aunque está se aprecia más en la voz cantada que en la hablada.

Anuncios

Cuando lo que transmitimos es lo contrarío de lo que queremos expresar

mayo 6, 2010

A través de l lenguaje y la expresión oral, nos comunicamos y muchas veces tratamos de transmitir determinados sentimientos y sensaciones, y la mayoría de las veces trasmitimos justo lo contrario, ¿qué falla pues?

¿El lenguaje que utilizamos?

¿La forma en que lo decimos?

¿El interlocutor, que no entiende lo que decimos?…..

Pues de los tres interrogantes, el más acertado es el segundo.

Si, lo que falla muchas veces es la manera, el cómo lo decimos. Ya hemos hablado de este tema en otras ocasiones, pero es que este punto es vital para conseguir un buen habla y hablar bien…..

Y para ello basta un botón de muestra:

El otro día en un famosísimo programa de radio de una cadena nacional, entrevistaban a la flamante ganadora de un prestigiosísimo premio de periodismo (no doy datos ni nombres para no herir sensibilidades, ni que se me tache de criticona, pero podéis escucharlo vosotros mismos y sacar vuestras propias  conclusiones), una mujer joven, con una voz agradable y aparentemente educada –se percibía que la había trabajado profesionalmente- . Nos contaba cosa terribles de las que había sido testigo durante años en Ciudad Juárez. Es más ,nos explicaba que precisamente tenia vocación de periodista por su afán de “contar historias” y de transmitir lo que ella veía como periodista.  Y no pongo en duda su ardua vocación e investigación en estos temas que le han hecho merecedora de reconocimiento y premios. Pero la manera con que nos lo contaba (el tono de voz un tanto afectado y cantarín que empleaba para ello no ayudaba nada a adentrarnos en ese horror del que había sido testigo, sin no muy al contrario, si uno no prestaba atención a lo que decía, parecía que nos estaba contando sus vivencias en “Hollywood” con todo el glamour que nos podamos imaginar.

Tampoco se necesita, cuando uno lo que intenta transmitir en el otro es una sensibilidad hacia cierta problemática utilizar un tono melodramático o trágico. No no es eso . Pero contar algo hondo y penoso para que empaticemos con las victimas, como si estuviéramos contando las peripecias de una película de gansters, desdibuja el mensaje, es como si Hamlet, nos contara sus incertidumbres del  “ser o no ser“, con el acento y los ademanes de Chiquito de la Calzada (que cuidado, en una versión de parodia hasta tendría su aquel)

Cada cosa tiene su justa medida y su justa expresión pero sin duda alguna, a veces el ego nos juega malas pasadas.


La importancia de la Empatía en el lenguaje y el habla. La Comunicación emocional

mayo 13, 2009

La Empatía, tal y como nos la presenta D. Goleman, es la facultad de sintonizar con las emociones de nuestros interlocutores y semejantes y “así percatarnos de una manera sutil de las notas y acordes emocionales que transmiten las palabras y las acciones de los demás” *. Y en este sentido toman especial importancia los tonos, los temblores de voz, los cambios de postura y los silencios para que no nos pasen inadvertidos en nuestra comunicación.

Así pues la Empatia es un factor muy importante que va ha determinar también que nuestro habla y comunicación sea altamente eficaces.
Hay que saber sintonizar, pues con las emociones de los demás (que incluye también las nuestras) captando los mensajes no verbales y verbales. Los que tiene esta capacidad desarrollada son los que al final comunican mejor. Nos viene, por ejemplo, a la mente Obama del que se elogia su “gran empatía” al hablar, ya que parece que sus palabras coinciden con el mensaje que nos trasmite su voz, y esto es muy importante. Su forma pues de transmitir las palabras, nos llega y sintoniza con nosotros.

La Empatía se puede, y se debe, desarrollar en aras de una buena sintonía y una buena comunicación con nuestros interlocutores…para llegar directamente a sus corazones.

Estamos hablando pues de la Comunicación emocional
* Cita: GOLEMAN, DANIEL “La Inteligencia emocional”. Ed Kairós. Barcelona .1997