Consideraciones sobre el silencio y las pausas

abril 4, 2011

Al hablar, no todo tienen que ser palabras.

Las pausas y los silencios que hacemos, tienen igual, o más importancia que las propias palabras

Los silencios y las pausas también articulan nuestro discurso, le dan contenido, forma y vida:

” El silencio  no es una pausa al hablar sino algo en sí mismo.( ) Las palabras  jamás alcanzan a conferir un peso semejante porque no se quedan quietas. En cuanto se ha hablado, apenas se han pronunciado, las palabras vuelven a enmudecer. ( ) . En el silencio, en cambio está todo presente a la vez , en el silencio queda suspendido todo cuanto no se ha dicho  en mucho tiempo, incluso aquello que no se dice nunca. El silencio es un estado sólido, cerrando en sí mismo.”*

Por que a menudo “hay que escuchar más con los ojos que con los oídos”.

* Cita: MÜLLER, HERTA El rey se inclina y mata. Pág 73. EDITORIAL SIRUELA 2011

Anuncios

Hablar Bien, escuchar mejor. La escucha activa

julio 17, 2009
Escucha activa

Escucha activa

Si hablar, hablar, hablar y cada vez mejor……pero escuchar también es muy importante.

Saber escuchar es también un arte, y no es nada fácil.

Hay una gran diferencia entre “oír”, y escuchar.

La escucha  es más difícil porque requiere una concentración en lo que se está oyendo, en las ideas que nos están trasmitiendo, saber escuchar las emociones del otro, y a  pesar de lo que algunos piensan, es imposible concentrarse en dos cosas a la vez.

Un buen “orador” o “conversador” también sabe escuchar, y requiere tener muy desarrollado el sentido de la escucha activa.

¿Como podemos mejorar la habilidad de escucha?

  • Reconocer nuestras distracciones y aislarlas
  • Recordar por qué tienes que escuchar.
  • Tener una mente abierta para tratar temas controvertidos o no interesantes en tu opinión.
  • Encontrar punto neutral- Escuchar las ideas.
  • Seleccionar de una conversación, cuáles son las principales ideas, las ideas esenciales del mensaje y cuáles no.
  • Evitar los prejuicios psicológicos.
  • Mantener un buen contacto visual
  • Fijarnos en los gestos y lenguaje no verbal del otro
  • Mantener una actitud relajada.

Porqué oír es hablar, escuchar es comunicar