El uso de citas en el discurso hablado

Discurso de Marco Antonio en la película "Julio Cesar" dirigida en 1953 por Joseph L. Mankiewicz. Basada en la obra del mismo título de W. Shakespeare

No cabe duda: el uso de citas literarias en los discursos (sobre todo políticos), enriquece  da lustro al contenido, así como profundidad, cercanía y múltiples matices. Nos ayudan a ilustrar las ideas mejor

Pero al usarlas hay que tener en cuenta algunas pautas si no queremos que su uso quede desvirtuado o empequeñecido:

  • No olvidarse nunca de citar tanto al autor, o a la persona que lo dijo, así como a la obra en la que aparece la cita. Igual que hay  ciertos convencionalismos para  hacerlo en un  escrito, los hay para el discurso hablado. No  citar solo uno de los dos , empobrece el resultado y sobre todo hay que recordar que las palabras que vamos a usar las inventó otra persona para ponerlas en boca de un personaje. Y fue por algo. Y ese “algo” es lo que nos ayuda en la cita
  • Así pues la mejor manera de ilustrarlo es:……“parafraseando a (autor) en (obra, escena, pasaje etc…)”. Pero hay más formas, tenemos que  encontrar la adecuada a nuestro discurso.
  • Si las usamos, para que su uso no pierda fuerza, y no pierda  efectividad, es altamente recomendable memorizar la cita (sobre todo si es corta). Es triste usarla y tener que sacar el libro de dónde la hemos leído (aunque sea por falta de tiempo), la chuleta, etc., ya que da sensación de oportunismo, en vez de inteligencia.
  • No hagamos lo que Soraya Sáenz de Santamaría hizo en el Congreso al usar la cita de Zorrilla del Tenorio, que no citó al personaje que empleaba las palabras (Don Juan tenorio), y además leyó del propio libro dónde probablemente las sacó(pudimos ver hasta la edición que usaba, por cierto de una editorial muy usada en bachillerato). Da la impresión que fue su asistente quien se las facilitó. Si las hubiera citado de memoria todo esto ni lo hubiéramos pensado, ni nos hubiéramos percatado de ello y simplemente nos hubiera dejado  con la boca abierta.
  • Igual que en un orador se premia que  sepa improvisar y no se ciña al discurso  escrito y simplemente lo lea, con las citas pasa la mismo, les damos más vida si las decimos y no las leemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: