Los órganos de la Voz y del Habla: Las cuerdas Vocales

junio 22, 2010

Esas grandes desconocidas, ya que, aunque las empleemos todos los días,  muchos no saben como son, ni como es su funcionamiento para producir sonidos.

Son las responsables directas de la producción de la voz.

Contrariamente a lo que pueda parecer por su nombre las cuerdas vocales no son cuerdas (como las de la guitarra o el arpa), sino labios o repliegues vocales, colocados en los extremos de la tráquea, que termina en el fondo de la garganta a la altura  aproximada de la nuez, más o menos en forma de V invertida, ^ que se mueven acercándose y alejándose. Cuando inspiramos, permanecen abiertas; pero cuando emitimos algún sonido (por pequeño que sea), tras inspirar y soltar el aire, se acercan los repliegues, produciendo una vibración (sonora). Esta vibración sin la posterior articulación no será más que sonido, pero ese es otro tema.

La posterior calidad de la vibración sonora, o de los sonidos que emitamos, dependerá del equilibrio entre la presión del aire proveniente de los pulmones y la tensión de las cuerdas vocales. A mayor equilibrio de presión de aire (calidad respiratoria) y tensión de las cuerdas (sin forzar) mayor calidad. Si este equilibrio es defectuoso tendremos un problema funcional, ya que estaremos creando un sobreesfuerzo en su funcionamiento, creando un círculo vicioso del que nos será muy difícil salir. Pero este equilibrio también se puede reforzar por medio de un entrenamiento constante adecuado

O sea que las llamadas cuerdas vocales hay que saber usarlas con normalidad, no basta que ellas mismas tengan una fisiología normal. Y en esto tienen problemas mucha gente, ya que al no ser conscientes de  este funcionamiento, cuando tenemos un problema puntual forzamos este mecanismo. Estos sobreesfuerzos  en su funcionamiento, pueden derivar en otros problemas como las disfonías simples, crónicas, afonías, edemas, nódulos o (en casos más graves) pólipos.

Una pena que no se nos lo enseñe en las escuelas.

Anuncios

Cultura Vocal. La importancia de educar la voz

junio 9, 2010

No nos damos cuenta, pero la importancia de adquirir una adecuada cultura vocal es importante si queremos hacer un buen uso de nuestra voz ya sea profesionalmente o simplemente para mejorar nuestra comunicación.

La voz es nuestra herramienta principal de comunicación (no la única) y como tal deberíamos darle la importancia que se merece. Carecer de una buena cultura vocal nos ahorraría muchos trastornos que su mal uso acarrea.

Uno de los principales trastornos  que son sensibles a padecer los profesionales de la voz, cantantes, actores, pero también maestros, profesores, periodistas, presentadores, locutores, vendedores, comerciales y en definitiva quienes usan la voz como herramienta de trabajo es la disfonía*,, que por lo general se debe a un sobre esfuerzo en el uso de la voz o un abuso (no usar una respiración adecuada, hablar en exceso o más fuerte de lo normal, gritar, forzar la voz, cantar con una técnica inadecuada, fumar, padecer reflujo gastroesofágico, etc). Si la disfonía se hace crónica puede derivar en una afonía o perdida  total de la voz.

Así pués si la las causas de la afonía no son orgánicas (qué implicaria un tratamiento médico adecuado), si no funcionales, estas las podemos tratar reeducando nuestra voz mediante una buena rehabilitación foniátrica.

¿Cuanto nos evitaríamos si tuviéramos una cultura vocal adecuada, desde la más temprana edad?.

Si nos enseñaran en las escuelas a ser conscientes de su funcionamiento, a cuidarla, a respirar adecuadamente tal y como lo hacíamos al nacer, a usarla correctamente en la vida diaria (ya no solo en la profesional), evitaríamos muchos males mayores y trastornos en la vida adulta, pero además, igual  que aprendemos otras muchas cosas, el hacernos conscientes de nuestra voz y su uso es vital ya  que es una herramienta de comunicación que nos acompaña el resto de nuestra vida.

* Definición disfonía:  Dr Juan Manuel Alcalde Navarrete, Especialista en Otorrinolaringología. Clínica Universidad de Navarra

* Imagen: Fotograma de la pelicula My Fair Lady 1956